Ligamento Cruzado Anterior

DESCARGAR PROTOCOLO

La cirugía artroscópica del ligamento cruzado anterior tiene como objetivo restablecer la estabilidad tanto anterior como rotatoria de la rodilla de la forma menos invasiva y agresiva que existe.

Para ello se sustituye el ligamento roto por uno o dos tendones que tomamos prestados de la región interna de la pierna, denominados isquiotibiales.

El ligamento nativo tiene dos fascículos asi que nuestra intención es sustituir tan sólo el fascículo roto. Esto requiere un gran conocimiento de la anatomía y gran precisión quirúrgica.

En caso de que ambos fascículos estén rotos entonces sustituimos ambos, mediante un único túnel o mediante dos túneles independientes dependiendo del caso y de los requerimientos del paciente.

Las ventajas de este tipo de cirugía como nosotros la realizamos son:

  •             Mayor precisión
  •             Capacidad para diagnosticar y tratar otras patologías concomitantes
  •             Tiempo de recuperación más corto
  •             Tiempo de hospitalización más corto
  •             Menor dolor
  •             El paciente puede andar desde el primer día

 

ANTES DE LA CIRUGIA

Como paciente debe saber que cuanto mejor esté su condición física y, sobre todo, la musculatura del muslo (extensores y flexores de la rodilla), mejor será su recuperación y con mayor prontitud podrá volver a sus actividades.

Para ello el mejor ejercicio es la bicicleta, tanto estática como dinámica.

Para poder realizar la cirugía usted debe tener el rango de movimiento de la rodilla completo con el objeto de evitar rigideces postquirúrgicas.

Tanto para ganar el rango de movimiento lo antes posible como para el acondicionamiento prequirúrgico están a su disposición nuestro equipo de fisioterapeutas especializados en esta patología.

El día antes de la cirugía debe cenar algo ligero sobre las 22:00 y tomar su último vaso de agua a las 24:00.

La pierna debe estar rasurada o depilada con crema depiladora, usted elige si prefiere hacerlo usted mismo o nuestro equipo lo hará a su ingreso.

La mañana de la cirugía debe tomar celebrex 400mg con un sorbo de agua y su medicación habitual salvo que el anestesista le haya dicho lo contrario.

Debe ingresar a la hora indicada en la clínica elegida.

DURANTE LA CIRUGIA

Una vez llegue al quirófano se le realizará la técnica anestésica mejor para usted, que suele incluir un bloqueo del nervio femoral para evitar el dolor postoperatorio y que le permitirá irse a casa en el mismo día de la cirugía.

Este tipo de bloqueo hace que no se tenga control completo de la pierna hasta pasados unos días (4-7 según el paciente).

Una vez bloqueado el nervio, para lo que se usa una aguja finísima y que es muy poco molesto, se le procederá a anestesiar para la cirugía. Generalmente, se realiza anestesia general utilizando muy pocos mórficos y una combinación de gases que hace que nuestros pacientes prácticamente no tengan los trastornos de la anestesia clásica, con el objeto de que si lo desea pueda marcharse a casa en el mismo día de la cirugía.

Además, para el control del dolor intraoperatorio también le infiltraremos la piel con anestésico local (el mismo que en el dentista).

DESPUES DE LA CIRUGIA

Una vez terminada la cirugía usted se despertará de la anestesia y será derivado al servicio de reanimación donde estará aproximadamente dos horas hasta que sea llevado a su habitación donde podrá ver a sus familiares.

Una vez terminada la cirugía el equipo quirúrgico informará a los familiares sobre los detalles de la cirugía en la sala de información de quirófano.

Tras la cirugía, se le colocará un artromotor, un aparato que mueve la rodilla de forma continua pasiva con el objeto de disminuir  el dolor y la inflamación postoperatoria y ganar el rango de movilidad de la rodilla de la forma más rápida posible.

Durante los primeros días después de la cirugía es muy importante aplicar frío sobre la rodilla de forma casi continua, 40 minutos de cada hora y descansar 20 minutos. Esto hace que el dolor y la inflamación sean mucho menores.

Todas estas medidas están dirigidas a la mayor comodidad del paciente y a que su consumo de analgésicos (fármacos para el dolor) sea menor, disminuyendo así sus efectos secundarios.

Aun así se le proporcionará un protocolo de fármacos analgésicos para que pueda tomarlos de forma ascendente y evitar que tenga dolor hasta su revisión.

También se le prescribirá un anticoagulante durante los primeros 10-20 días para evitar una de las complicaciones postoperatorias denominada trombosis venosa profunda.

Para caminar debe utilizar la férula/ortesis inmovilizadora que se le habrá proporcionado. Puede ayudarse del uso de muletas o familiares para deambular.

El uso de esta férula que mantiene la rodilla en extensión es para evitar los fallos de la rodilla por fallos de la musculatura durante la primera semana.

Para ganar la fuerza de la musculatura lo antes posible será instruido para realizar ejercicios isométricos desde el primer día de la cirugía.

Básicamente son ejercicios en los que se contrae el muslo con la pierna estirada.

Durante los dos primeros días debe intentar usar el artromotor el mayor tiempo posible incluido por la noche. Tras los dos primeros días puede usarlo solo de día pero también el mayor tiempo posible.

Será instruido en el uso del artromotor para que pueda encenderlo y apagarlo y para que pueda aumentar el grado de flexión hasta que lo tolere. También podrá cambiar la velocidad.

Debe saber que el artromotor es un equipamiento de alta tecnología que debe ser tratado con el mayor cuidado y cuyo precio es muy alto. Siendo usted responsable de su uso de forma razonable.

En cuanto al vendaje, debe mantenerlo como está hasta la primera visita.

En caso de que se encuentre muy húmedo o haya algún signo de alarma como fiebre o sangrado profuso póngase en contacto con cualquier miembro del equipo para valorar la actitud a seguir.

REVISIONES POSTERIORES

Se le revisará a los 7-10 días de su cirugía para valorar el estado de las heridas y retirar el vendaje.

El cuidado de la herida una vez retirados los puntos verdaderos (sutura quirúrgica) será de una vez terminada la higiene personal, secar muy bien la herida y aplicar solución de yodo o de agua oxigenada (peróxido de hidrógeno).

A partir de esta visita estará sin vendaje pero mantendrá los puntos de aproximación (tiritas de steri-strips) hasta que se le caigan por sí solos.

También se valorará la necesidad de continuar con el uso del artromotor una semana más.

Además, si ya controla la contracción del muslo se le retirará la ortesis inmovilizadora en extensión y podrá deambular solo.

En esa misma visita tendrá revisión por nuestro equipo de fisioterapeutas para comenzar la rehabilitación de forma precoz.

Las demás visitas se irán programando según la evolución.

TRATAMIENTO E INDICACIONES AL ALTA HOSPITALARIA

– Frío continuo sobre la rodilla. Aplicar hielo, bolsa de gel congelado o incluso una bolsa de guisantes congelados que se adaptan muy bien a la forma de la rodilla. Mantenerlos 40 min de cada hora. No aplicar directamente sobre la piel para evitar quemaduras.

– Protocolo de dolor que le habrá sido entregado (si no es así llame para que se le facilite). Combinación de paracetamol y tramadol en dosis ascendentes según el dolor. Solo es necesario tomar esta medicación en caso de dolor y solo hasta que el dolor esté controlado.

– Mantener la pierna en el artromotor el mayor tiempo posible. Las primeras 48 horas todo el tiempo incluyendo la noche. Tras los dos primeros días puede usarlo solo de día pero también el mayor tiempo posible.

– Si se va a levantar use la ortesis/férula que mantiene la pierna en extensión para caminar. Puede y debe ir caminando al baño. No abusar de caminar la primera semana.

– Hibor 3500 UI cada 24 horas hasta la primera visita. Una vez que se retire el vendaje y el paciente comience la rehabilitación podrá discontinuarlo. Es conveniente el uso de medias compresivas hasta el mes de la cirugía si no es una persona activa.

– En caso de que usted sea alérgico a cualquiera de las medicaciones que se le han prescrito comuníqueselo a cualquier miembro del equipo quirúrgico para proporcionarle una alternativa

Firmado:

Dr. Emilio López-Vidriero MD PhD

Jefe de Traumatología de Ibermutuamur Sevilla

Consultor de Real Federación de Tenis Andaluza

Colegiado número 210842653

Fellow in Arthroscopy by the Arthroscopy Association of North America

Fellow in Sports Medicine by the Hospital and University of Ottawa.

Fellow in Upper Extremity by the Hospital and University of Ottawa. Canada

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR