Impingement Femoroacetabular (Choque)

Puede ver un video explicativo pinchando aquí.

El pinzamiento o atrapamiento femoroacetabular, como también se conoce este problema, consiste básicamente en la presencia de una malformación ósea en las estructuras de la cadera que impide hacer el juego articular de manera correcta.

De esta manera, y bien porque la cabeza del fémur presente abultamientos (gibas) en lugar de la morfología normal, redondeada y lisa, o bien porque el acetábulo de la pelvis, la estructura cóncava que acoge la cabeza del fémur, no tenga una superficie lo suficientemente regular, las rotaciones articulares no se realizan con normalidad.

También conlleva en muchas ocasiones la rotura del labrum del acetábulo. Estructura fibrocartilaginosa que concede estabilidad a la cadera y que está inervada por lo que produce dolor.

El resultado es la aparición de dolores en la zona de la ingle, la cadera o los glúteos que se agravan con la actividad física y que normalmente se atribuyen a patologías musculares o, simplemente, a las agujetas o a la falta de estiramiento.

En general las molestias que siente el paciente se agravan al entrar o salir del coche, al atarse los cordones o con cualquier otra maniobra que fuerce la flexión de la cadera y la rotación interna.

Suele ocurrir en deportistas que realizan actividades agresivas con sus caderas como artes marciales, jugadores de fútbol, de tenis, jugadores de hockey sobre hielo y de fútbol americano.

El diagnóstico generalmente se realiza mediante una buena historia clínica y la exploración del paciente. Además ayudan para confirmarlo unas radiografías especiales y en algunos casos la resonancia magnética e incluso la artroresonancia (en la que se infiltra contraste dentro de la cadera).

Nosotros nos ayudamos de la ecografía dinámica que no produce ninguna irradiación, ni requiere entrar en un aparato como el de la resonancia que algunos pacientes con claustrofobia no toleran. En algunos casos, si hay dudas o mucho dolor, realizamos infiltraciones bajo control ecográfico dentro de la articulación de forma precisa para aliviar y confirmar el tipo de patología.

La cirugía de este tipo de patología consiste  en limar los sobrantes del acetábulo y reparar el labrum mediante suturas con arpones. Además hay que  limar las excrecencias óseas de la cabeza del fémur que impactaban en el acetábulo hasta que ya no lo hacen.

Esto se puede realizar con cirugía abierta, mínimamente invasiva y también por artroscopia. La cirugía artroscópica es muy compleja pero ofrece las ventajas de mayor precisión, más cosmética (solo se realizan 4  incisiones de 4 mm) y una recuperación mucho más rápida y menos dolorosa.

Para ver un vídeo informativo sobre  esta lesión, puede hacerlo aquí o bien, consultando la sección Impingement o Choque Femoroacetabular de Cadera en Tratamientos Quirúrgicos de nuestra web.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR